Definir el mensaje en Social Media Marketing

Image courtesy of smarnad / FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of smarnad / FreeDigitalPhotos.net

Uno de los retos con los que nos topamos en una estrategia de social media marketing es poder adecuar el mensaje a la audiencia a la que nos dirigimos. Ni todos pensamos igual, ni vemos las cosas igual ni nos gustan las mismas cosas. Conseguir que los usuarios se interesen por nosotros pasa por saber llegar hasta ellos. Por algo tan simple y tan difícil como es hacer que pinchen en nuestro enlace. El click de la victoria.

Conocer a nuestra audiencia en una estrategia de Social Media Marketing tiene relación con lo que somos y lo que hacemos. Y todo esto, suponiendo que lo estemos haciendo bien. Nuestro producto, nuestro servicio o nuestro proyecto debe estar dirigido hacia un público de antemano. Si esta (aparentemente) sencilla tarea no se cumple, difícilmente podremos ir más allá. Si el mensaje va dirigido a las personas incorrectas, es como enviar una carta a un remitente que no existe. La puerta vacía al otro lado.

Una vez tenemos claro a quiénes nos dirigimos, debemos conocerles y hacerlo en profundidad y con detalle. Conocer a los usuarios en nuestros perfiles de redes sociales puede ser la diferencia entre el éxito o el fracaso de una campaña. Conocerlos significa escucharlos, comprender lo que buscan, lo que necesitan pero también cómo lo expresan.

Al igual que cuando conversamos con nuestros amigos, familia o desconocidos no nos dirigimos del mismo modo a unos y otros, tampoco tiene sentido emplear el mismo lenguaje para nuestras diferentes comunicaciones en redes sociales. No utilizaremos los mismos términos si nos dirigimos a un público adolescente, a profesionales de la abogacía o a un público de gamers seguidores de una plataforma concreta. A la hora de dirigirnos a nuestros seguidores debemos de tener en cuenta aspectos aparentemente tan clásicos como edad, temática, nivel de experticia y especialización en los contenidos.

Añadir términos técnicos posiblemente desconocidos para el usuario puede resultar un aliciente para este a la hora de seguir nuestro enlace, pero seamos realistas, solo funcionará en casos concretos y perfiles de gente ávida de contenidos nuevos. Aquellos que emplean las redes sociales para aprender de temas concretos. Pero, si nuestros seguidores no cumplen estas características y su búsqueda está más relacionada con el entretenimiento, será mejor apostar por mensajes atrayentes y de fácil lectura que motiven su interés.

Ni todas las comunidades son iguales, ni existe una receta mágica que pueda aplicarse para conseguir el efecto deseado con una estrategia de Social Media Marketing. Sin embargo, si poco a poco conocemos qué esperan de nosotros será más difícil decepcionarles y acertar en nuestras campañas de Marketing Online.

Los comentarios están cerrados.